El blog

-Por si no sabes mucho de mí, te invito a conocerme un poquito más aquí

Como bien sabrás si me has conocido un poco, soy amiga de hablar hasta por los codos, pero sólo en los momentos menos indicados. Así que este es mi momento.

Mi anterior blog, cerrado hace poco más de dos años pero creado en… 2010, creo, fue concebido inicialmente como un espacio relacionado con mis escritos (por aquellos tiempos escribía… ahora no tanto. Tengo pendiente hablar de esto en un futuro no muy lejano). Posteriormente me fui relacionando con blogs de literatura, que empezaban a estar en auge. Descubrí que me interesaba eso de hablar de libros y me entró el gusanillo de hacer lo mismo que hacían ellos. Una chica y bloguera muy especial para mí, me animó a ello. Así que mi pequeño espacio evolucionó. Con los años creció. Llegaron los concursos, las colaboraciones. Cambió. Llegado a un punto, tuve que decir adiós, puesto que lo que me exigía ese blog ya no era algo que me quisiera permitir. Dejó de ser mi refugio. Porque ya no necesitaba uno como tal. A Vuelapluma murió.

¿Por qué os cuento todo esto? Muy sencillo: desde el momento en el que lo dejé, supe que volvería. No a él. La época del blog literario había llegado a su fin. Sin embargo, siempre he tenido una necesidad imperiosa de contar todo lo que me pasa por la cabeza (cosa que sabréis de sobra si me sufrís seguís en twitter… y por este mismo texto), así que era cuestión de tiempo que sintiera la enorme urgencia de tener un huequecito nuevo en la red. Igual para no actualizar en meses (que espero que no sea así), pero mío al fin y al cabo.

No os prometo libros excelentes. No prometo buena música, ni peliculas memorables, ni videojuegos super complicados. Los post reflexivos nunca me salieron bien. Tampoco os prometo dibujos, ni ningún avance de mis historias. Os prometo que siempre, sea lo que sea lo que os traiga, lo principal que os traeré seré yo misma.

Espero que me acompañéis en este nuevo viaje. Bienvenidos.

Anuncios